Distinguir entre la resistencia o estabilidad al fuego de un elemento estructural, cuyo tratamiento o comportamiento evita durante un tiempo determinado el derrumbe de un edificio y la clasificación o comportamiento ante el fuego de cualquier elemento, para evitar la propagación de la llama/ incendio.


Todo tipo de edificación está formada por elementos estructurales  (forjados, cerramientos, estructura) resistentes al fuego, adecuarla a la normativa en función de su actividad se consigue con proyección de mortero de lana de roca, perlita, vermiculita, pintura intumescente, placa de fibrosilicato, placa de yeso laminado.

Los cerramientos (verticales u horizontales) que separan sectores de incendio  que sean atravesados por instalaciones (eléctricas, de agua,de aire, etc.),  deben quedar sellados para evitar el paso del fuego.  Para ello según el elemento que lo atraviesa y el elemento atravesado se utilizan distintos tipos de materiales, como sellado convencional, collarines, almohadillas, conductos de placa resistentes al fuego, etc.

Los materiales interiores como falsos techos, elementos decorativos, cableado eléctrico, etc. Que contribuyen a la propagación del fuego, aunque  algunos son de por sí autoextinguibles,  otros deben ser tratados,

Generalmente son los tejidos de tapiceria y cortinaje, que  para ello se utiliza una emulsión cuya efectividad es para un tiempo determinado y elementos decorativos de madera que se tratan con pinturas o barnices.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted